BIENVENIDOS TODOS QUIENES AMEN LOS LIBROS Y LA LECTURA

Querido lector, te doy la bienvenida a este nuestro espacio de Aprendizaje.


En este blog podrás encontrar información, anécdotas y curiosidades relacionadas con la palabra, la vida y el aprendizaje.


martes, 25 de abril de 2017

3.3. ¿Qué hay de comer en el cole?




                                          Fuente: Adaptado de Guía Comedores Escolares. Programa Perseo. 2008.

Según el análisis realizado (siguiendo la Guía Perseo), podemos darnos cuenta que en el menú de esta institución educativa, lo que no presenta es el lácteo. Este es un punto a tomar muy en cuenta pues aunque es un complemento, es indispensable que esté presente en las comidas.

Ahora bien, podríamos argumentar que este alimento (lácteos) está, generalmente, presente en el desayuno, la Guía Perseo no indica que se deba tomar una sola ración al día, se lo puede tener presente en las 3 comidas importantes en cualquiera de sus formas de presentación: leche, yogurt, crema, queso. Mirando detenidamente la foto del menú, uno puede pensar que en el vaso (que está vacío) seguramente puede ir agua o un lácteo, sin embargo, si nos fijamos en la siguiente foto (la del comedor con los estudiantes) podemos observar que en los vasos lo que tienen los chicos es agua, por lo tanto sería más lógico suponer que lo que les servirán como bebida es, precisamente, AGUA.

A parte de esta precisión, debo mencionar que la ración de verduras me parece un tanto insuficiente, dada la importancia que esta tiene en la alimentación diaria.

Por lo demás: Fruta, pasta, pescado y pan, se puede ver que están servidos en cantidades adecuadas y con una ración suficiente y que cumple los estándares solicitados para una nutrición balanceada.















martes, 4 de abril de 2017

¿Qué mitos conoces?


                                                                                                             Imagen tomada de: https://www.serfitness.net

Este es un mito que se vive a diario en el colegio, los jóvenes restan valor nutricional previo a la realización del ejercicio físico o una competencia.

Está aceptado, en forma general, que los deportistas que normalmente «saltean» comidas durante el ejercicio físico, se posicionan así mismos en desventaja, perdiendo energía para la actividad muscular. Se les debería alentar a que no «pierdan» comidas.

En el caso específico de los atletas, éstos deberían monitorear cuidadosamente el período de tiempo entre comidas y competencias. A continuación se detalla una lista sugerida de alimentos que podrían ingerir previo a una competencia:

Una hora antes de la competencia:
Jugos de frutas y vegetales y/o
Frutas frescas como manzanas y bananas, o
Un vaso de bebida comercial rica en carbohidratos
Dos a tres horas antes de la competencia:
Jugos de frutas y vegetales y/o
Panes, baguette, yogurt descremado, pasas de uva, o
Dos vasos de bebida comercial rica en carbohidratos
Tres a cuatro horas antes de la competencia:
Jugos de frutas y vegetales, y/o
Frutas y vegetales frescos, y/o
Panes, baguette, papas al horno, cereales con leche descremada, yogurt descremado, sánduches con una pequeña cantidad de manteca de maní, carne magra, queso descremado, o
Dos vasos de alguna bebida hidrocarbonada comercial, como Gatorade.


Información obtenida de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensylvania
¿Con cuál me quedo?
He tomado como referencia el pan de molde cortado que consumimos diariamente en mi hogar.
Un molde es de pan integral y el otro es pan blanco.

          
            Diferencias en cuanto a la energía y nutrientes indicados y la forma de expresarlos.

Hay que considerar que en la información nutricional del pan integral el tamaño por porción son dos rebanadas (60g) por lo que tomaremos en cuenta la mitad de las cantidades que se indica en la tabla y en el pan blanco se señala que el tamaño por porción es 42g por lo que se deduce que se trata de una rebanada.

La diferencia radica que en el apartado de energía del pan integral indica que tiene 90 kcal por porción, mientras que en el pan blanco hay 120 kcal. También se puede observar que el integral tiene 12.5 kcal de energía de la grasa y el blanco tiene 15 kcal.

En cuánto a los nutrientes la mayor diferencia observada radica que el pan integral tiene fibra, mientras que el pan blanco tiene azúcar.

La forma de expresar los nutrientes se basa en porcentajes de valores diarios por porción.



  El dato que cambiaría en la información nutricional sería el que se indique, en el etiquetado del pan integral, los valores de una sola rebanada por porción. Esto ayudaría a equiparar más claramente los valores de la tabla nutricional de ambos productos. Pues recordemos que en el etiquetado del pan blanco no se indica que sean dos porciones o una.

  Definitivamente elegiría para mi consumo diario el pan integral porque es más saludable e inclusive por su textura y su sabor.

               


lunes, 3 de abril de 2017

2.4.  Reflexión del placer de comer y cocinar

El placer de comer y cocinar: para comenzar hay que decir que tan solo el nombre de este bloque de trabajo es muy sugerente y te llama la atención.
Mis alumnos son adolescentes (13-15 años), para ellos la alimentación tiene dos funciones muy claras: para los chicos es el “matar el hambre”, sin importar qué coman ni a qué hora; para las chicas, el “verse lindas” implica comer lo justo, si sienten un poquito de hambre es normal, no “atragantarse” de comida pues eso haría que engorden y eso no está bien visto.

A través de este bloque, podemos realizar mesas de discusión sobre algunos temas:

         Comida tradicional o moderna:

¿Qué entienden por comida tradicional, cuáles de ellas conocen, como se llaman, qué ingredientes tienen, se reúnen en familia para degustarlas, aún las consumen?
¿Qué es la comida moderna, saben lo que es el fast food, el fast good? Luego de explicar estos dos términos, podrían ampliar la discusión hacia los beneficios, costos, inconvenientes, que cada uno de estos tipos de comida tienen.


Es que hoy en día, la amplia información que disponemos en el etiquetado, nos permite conocer, escoger, decidir y aprovechar los nutrientes que tienen los alimentos que nos vamos a servir, pero es ínfimo el número de jóvenes que se detienen a revisar estos datos, quizá revisarán en el caso que sean intolerantes a algún ingrediente, pero en general, lo único que les llama la atención es un etiquetado lleno de colores o mensajes dirigidos a ser “cool”, que sus amigos les hayan sugerido comerlos, que “esté de moda” o que sea nuevo y lo hayan visto en alguna propaganda.


Dependerá de nosotros, los padres y educadores, para que estos jóvenes, encuentren el verdadero valor de una alimentación balanceada, nutritiva y saludable; dependerá de nosotros para que dosifiquemos la ingesta de comida industrializada, carente de valor nutricional; dependerá de nosotros, el que seamos un ejemplo y que creamos conciencia en estas generaciones, para que tengan una madurez con una mejor calidad de vida.
2.3.  Vamos a jugar con...



JUEGO DEL SEMÁFORO SALUDABLE



Objetivo:
El objetivo es desarrollar el trabajo en equipo, lograr la participación de cada jugador y fomentar de una manera lúdica hábitos saludables durante su etapa de crecimiento.

Edad a la que va dirigido:
Este es un divertido juego dirigido a chicos de entre 8 y 12 años (Educación Básica).

Instrucciones:
Se formarán grupos entre dos y cuatro jugadores. A cada grupo se le entregará una tabla (semáforo saludable) y 21 fichas (con nombres de alimentos).

Los jugadores dispondrán de tres minutos para ubicar las fichas de los alimentos, de acuerdo a lo que pide la tabla del semáforo.
Terminado ese tiempo, el grupo de jugadores que tenga más aciertos ganará la partida.

Materiales:
El juego incluye un tablero de cartón plastificado de 24 cm x 20 cm y 21 fichas plastificadas de cartulina de 8 cm x 2.5 cm




TABLERO

SE PUEDEN COMER
A DIARIO
SE PUEDEN COMER
MODERADAMENTE
SE PUEDEN COMER SOLO EN OCASIONES ESPECIALES





























  


FICHAS

LEGUMBRES

ENSALADAS
HUEVOS
QUESO FRESCO

EMBUTIDOS
YOGURT
ACEITE DE OLIVA

POLLO Y CARNE A LA PLANCHA
HELADOS
BEBIDAS AZUCARADAS
FRITOS
FRUTAS
VERDURAS

PASTELES
ARROZ
CHOCOLATES

LECHE
MANTEQUILLA
PAN

PASTA
PATATAS COCIDAS